El 'Nextel', primer líder del trofeo Ubaldis de J80

El ‘Nextel’, primer líder del trofeo Ubaldis de J80

El ‘Nextel Engineering’, patroneado por Ignacio Camino, es el primer líder del trofeo ‘Ubaldis’ de J80 que arrancó el pasado fin de semana en la bahía santanderina, con la participación de 20 embarcaciones. La mayor sorpresa de la jornada la protagonizó el ‘Rácano’, de Manuel Vidal, que se hizo con la segunda plaza absoluta, además de llevarse el triunfo en la clase B. El tercer puesto fue para el ‘Go Fit’, de David Madrazo.

El equipo de jueces del Marítimo de Santander montó un recorrido de tres vueltas para la primera de las regatas a la altura de los Páramos. Las condiciones meteorológicas fueron muy inestables durante todo el recorrido y se produjeron muchos cambios de posiciones durante toda la regata. En la primera vuelta mandaba el ‘Alfinter’, con Peru Mújica a la caña, puesto que aguantó hasta casi la mitad de la segunda ceñida. Después fue el ‘Go Fit’, con David Madrazo al timón, el que se aupó a la primera posición y finalmente, en la tercera y última vuelta, fue el ‘Nextel’ el que se llevó el gato al agua, después de un tramo final de empopada caótico en el que el viento cayó en picado. La segunda posición fue para el ‘Rácano’, que contaba con Cristóbal Piris ‘Tobal’ como tripulante de lujo, mientras que el tercer puesto en la prueba fue para el ‘Go Fit’, que cayó en un doloroso pozo en el tramo final y no pudo rematar la primera posición que ocupó durante varios tramos de la prueba.

En el pelotón pugnaban un buen número de barcos por la cuarta plaza, que fue al final para el ‘Verigüeto’, de Álvaro Mazarrasa y Javier López-Vázquez, seguido por el ‘Fonestar’, que estuvo patroneado por Ricardo Rubio ‘Petete’, al que le siguió el ‘Lupa’ con Chacho Herrerías al timón.

El ‘Yates & Cosas’, tras luchar prácticamente durante toda la regata entre los cinco primeros, se quedó clavado cerca de la llegada y vio como le pasaban muchos barcos sin poder hacer nada para finalizar en el puesto decimonoveno. Ante la caída total del viento, a pesar de que aún había tiempo para realizar otra prueba, la flota se dirigió a puerto sin celebrar la segunda regata programada en el día.

Memorial López-Alonso

La clase crucero, que no había podido comenzar todavía su temporada oficial de regatas, pudo por fin completar una prueba en 2014, aunque lo hizo de forma pobre al reunir solamente a cinco barcos en la salida para disputar el trofeo Memorial Guillermo López-Alonso.

De los cinco barcos, tres se retiraron cuando cayó el viento. Únicamente el first class ‘Onofre’, de García de Soto, y el ‘Futura Sails’, de Pedro Guijarro, que se clasificaron en ese orden, pudieron completar el recorrido. El hecho de que en la misma fecha se disputara una ‘travesía’ organizada por el Club Náutico Marina del Cantábrico, que concitó a una decena de embarcaciones (tienen previsto celebrar una al mes), pudo influir en el flojo arranque de las regatas del RCMS en la clase crucero. Además, uno de los fijos y siempre favorito, el ‘Yamamay’, de la familia Gallo, está en puerto a la espera de un nuevo mástil de carbono con el que mejorar aún más si cabe su ya altísimo rendimiento y seguir compitiendo en las regatas más importantes del Cantábrico.

Snipes

En la mañana del domingo se disputaron dos regatas puntuables para el trofeo Canica de la clase snipe, que reunieron a ocho tripulaciones en la línea de salida y en las que se impuso el ‘Chiqui IV’, seguido en ambas pruebas por el ‘Ratón’. Tras cuatro regatas ambos barcos ocupan los dos primeros puestos de la clasificación general, seguidos por el ‘Patín.