El "Yamamay" vencedor de la Copa Castro

El “Yamamay” vencedor de la Copa Castro

  • El barco cántabro superó en la general de la Copa Castro a los vizcaínos ‘Gaitero’, ‘Maitena’, ‘Symphony’, y ‘Ashandar WOP’

El ‘Yamamay’, un First 40.7, ya tiene una docena de Copas Castro de vela. Y todo tres vencer ayer de nuevo en la localidad cántabra en su clase A, tras la prueba de 8 millas con vientos de 15 nudos y olas de casi dos metros. El principal candidato a la victoria final, que también se había impuesto en la durísima primera prueba transcurrida entre Getxo y Castro, dejó el bello trofeo en el club local un año más. El ‘Yamamay’ de Gonzalo Gallo ya ha ganado esta regata en 2000, 2001, 2002, 2005, 2006, 2009, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016 y 2017. Es el rey de esta cita a vela en el nuevo milenio. La tripulación del Real Club Marítimo de Santander (3 puntos) levantó la hermosa Copa tras aventajar en la general final a los vizcaínos del ‘Gaitero’ de Juan Valdivia (5 puntos), al ‘Maitena’ de Mikel Emaldi (6 puntos), al ‘Symphony’ de Javier Onaindia (6 puntos) y al ‘Ashandar WOP’ de Lorenzo Mendieta (11 puntos), todos ellos del Real Club Marítimo del Abra-Real Sporting Club. El ‘Go Blue’ de Ángel Herrerías, del Real Club Náutico Castro Urdiales, fue sexto.

El ‘Yamamay’ cimentó una victoria más al terminar en la segunda jornada por delante del ‘Symphony’ y del ‘Maitena’, que tuvo mala suerte en el tramo final. En la clase B se impuso de nuevo el ‘Gaitero’ de Juan Valdivia, con el ‘Go Blue’ segundo, mientras el ‘Lasai’ de Gonzalo Arnal en la clase C, el ‘Taramay’ de Roberto Llano en la clase First 8 y el ‘Vissi’ de ‘Marcelo Fernández’ en la clase J 80, ganaron por sus primeros puestos en la jornada inaugural. La Copa Castro es una de las competiciones a vela más antiguas de las que se disputan en el país y figura como la primera regata crucero (en travesía) organizada por un club de vela español. Fue creada por el Real Sporting Club en 1907, con un recorrido que discurrió entre los puertos de Getxo y Castro Urdiales. Este es un caso único en la vela española, ya que se trata de un trofeo donado por todo un pueblo -Castro Urdiales- y adquirido por suscripción popular entre sus vecinos. La desaparición del trofeo, en 1973, durante el incendio de la sede del Real Club Marítimo del Abra, pareció marcar el definitivo final de esta regata que ya ha superado con creces su centenario. Y es que la prueba se recuperó en la década de los 90 del siglo pasado. El ‘Yamamay’, desde entonces, es el gran protagonista. También con las duras difíciles condiciones meteorológicas del fin de semana volvió a superar a sus máximos rivales vizcaínos.

 

Fuente: R.C.N.C.U.