Conferencia sobre Galeones y la vida a bordo en el Real Club de Regatas miércoles 7 de Febrero a las 19.30h. impartida por Benjamín García Pastor

Conferencia sobre Galeones y la vida a bordo en el Real Club de Regatas miércoles 7 de Febrero a las 19.30h. impartida por Benjamín García Pastor

Conferencia “Galeones, la vida a bordo” por Benjamín García Pastor

Salón de actos del Real Club de Regatas de Santander
Miércoles, 7 de febrero de 2018, 19:30 horas
Entrada libre hasta completar aforo

El Museo Marítimo del Cantábrico, institución de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, cuya misión se encamina a la salvaguarda y transmisión del patrimonio marítimo, propone una nueva actividad encuadrada en su plan de difusión cultural Museo y Sociedad, cuyo objetivo es dar conocer y dialogar sobre al patrimonio marítimo.
En esta ocasión y culminando con la serie sobre los Galeones, Benjamín García Pastor a borda bajo el título “Galeones, la vida a bordo” la cruda realidad de la subsistencia y supervivencia de las dotaciones de los galeones, el día 7 de febrero de 2018 a las 19:30 horas en el salón de actos del real Club de Regatas de Santander (plaza de Pombo).
Conocidas las embarcaciones y su construcción ahora queda hablar de las personas que las hacen navegar, tanto oficiales como marinería, tropa y demás cargos, alguno de los cuales pueden parecer curiosos, aunque no ajenos al mundo de la mar y a la compleja actividad humana dentro de un buque.
Gentes de mar que se embarcaban en los galeones y otros buques por muy diferentes motivos, pero que todos compartían un espacio muy limitado durante las largas travesías. Su alimentación y modo de cocinar, la vestimenta, rutinas de trabajo, sosiego u holganza y en general las distintas formas de vida a bordo de unas embarcaciones de dimensiones reducidas con respecto a la imagen generalizada.
Gentes que si ellas los buques habrían podido hacer las rutas oceánicas, desarrollando el comercio y participando en contiendas, pero que también sucumbieron a temporales, donde la mar era la sepultura de estas gentes.