Pablo Arrarte y Antonio Cuervas-Mons "Ñeti" a bordo del 'Trifork' baten el récord de la Vuelta a Mallorca

Pablo Arrarte y Antonio Cuervas-Mons «Ñeti» a bordo del ‘Trifork’ baten el récord de la Vuelta a Mallorca

El cántabro Antonio Cuervas-Mons, proa del VO70 ‘Trifork’: «Nunca pensé que en el Mediterráneo se pudieran dar estas condiciones, pero el barco y la tripulación han respondido muy bien». El velero mejoró en casi cuatro horas el anterior récord, establecido en 2005.

A primera hora de la mañana del pasado lunes, mientras la zona este de España se guarecía de los azotes del temporal Gloria, un velero soltaba amarras en el Real Club Náutico de Palma para tratar de batir el récord de la Vuelta al Mallorca. Salir al mar con olas de más de ocho metros y rachas de viento de 40 nudos es una temeridad para cualquier embarcación, pero eran esas condiciones meteorológicas, más habituales en el Pacífico Sur que en el Mediterráneo, las que estuvo esperando la tripulación del ‘Trifork’, del armador danés Joern Larsen, para pulverizar el récord. Y así fue.

La tripulación del barco danés ha estado formada porlos cántabros Antonio Cuervas-Mons «Ñeti»y Pablo Arrarte, Joern Larsen, Kristian Wulf Andersen, Jens Dolmer, Aksel Magdahl, Pinacho Fructuoso, Martin Hjortlund Shore, Peter van Niekerk, Luke Malloy y Jes Gram Hansen. Todos ellos suman más 20 vueltas al mundo.

Foto: José Luis Miró

El VO70 ‘Trifork’ detuvo el cronómetro en 13 horas, 15 minutos y 17 segundos, superando en casi cuatro horas la marca establecida por el maxi alemán UCA en el mes de abril de 2005, cuando consiguió circunnavegar la isla mayor del archipiélago balear en 17 horas, 14 minutos y 19 segundos. Desde entonces se habían producido cuatro intentos de récord, pero todos fracasaron por falta de viento o tras sufrir averías.
El récord del UCA ha durado casi 15 años, pero ha terminado sucumbiendo al potencial tecnológico y humano del Trifork, barco diseñado por Juan Kouyoumdjian y ganador de la Volvo Ocean Race de 2008-2009 con el nombre de Ericsson 4, que ha aprovechado los fuertes vientos de la tormenta Gloria para navegar a velocidades que en algunos tramos han superado con creces los 20 nudos.

Una vez en tierra, Antonio Cuervas-Mons, ‘Ñeti’, experimentado navegante oceánico y de maxis que acumula cuatro vueltas al mundo, confesó sentirse sorprendido de que se puedan dar condiciones tan duras en el Mediterráneo: «Hemos tenido vientos de 40 nudos y olas muy grandes, hacía mucho tiempo que no navegaba con este tiempo, pero el barco se ha portado bien y la tripulación ha trabajado a un gran nivel. Le agradezco mucho al armador y al Trifork que me haya invitado a participar en esta experiencia». Los momentos más difíciles a bordo, ha explicado el tripulante del VO70, se vivieron en la zona de Tramuntana, con olas que han superado los ocho metros, y en el través de Capdepera a Formentor, tramo en el que el barco ha dado «unos botes importantes».

El Trifork cruzó la línea de salida, situada entre el Portitxol y el Dique del Oeste del Puerto de Palma, a las 7.00 horas del lunes y puso rumbo a Cabo Blanco con dos rizos en la vela mayor y el anemómetro marcando 20 nudos del ENE. La embarcación mantuvo un buen ritmo hasta doblar el Cap Salines, donde tuvo que alejarse de la costa en busca de viento. Allí realizó dos viradas antes de dirigirse a Cala Rajada, en el nordeste de Mallorca, punto donde se registraron rachas de más de 40 nudos. Las imágenes del Trifork a su paso por el faro de Capdepera confirmaron que la tormenta Gloria replicó condiciones similares a las del Océano Sur.

La situación fue muy parecida al paso del VO70 por el Cabo de Formentor, el punto más septentrional de la isla. El navegante, Aksel Magdahk, ganador de la VOR de 2008-09 en este mismo barco, tomó la decisión de alejarse unas 15 millas de la costa norte. Una única trasluchada situó al Trifork en el canal entre la isla Dragonera y Mallorca, donde el viento amainó a no más de 10 nudos. A partir de aquí, habiendo dejado atrás los tramos más complicados de la circunnavegación, el equipo danés navegó «cómodamente pero con la tripulación muy mojada» hasta la línea de llegada, que cruzó a las 20:15 horas.

Numerosos socios del Real Club Náutico de Palma y aficionados a la vela se congregaron en el puerto para recibir a la tripulación del Trifork. Emerico Fuster, presidente de la entidad organizadora, ha hecho entrega al armador Joern Larsen de un gallardete del club. El nuevo registro del Trifork se grabará en una placa que, desde este martes, se exhibirá en el marco del cuadro del artista Luca Monzani que preside la entrada principal del edificio social del RCNP.

Manu Fraga, director deportivo del club, ha reconocido que será muy difícil superar la marca del Trifork: «Es un crono realmente increíble, sólo al alcance de barcos y tripulaciones de mucho nivel. Esta vuelta a Mallorca ha sido la más espectacular de la historia, pero los récords están para batirse».

Fuente: Nauta 360

Imagen: RCNP