Vela Olímpica

Historial Olímpico Cántabro

Cantabria ha aportado, históricamente, varios deportistas a los Juegos Olímpicos, en la disciplina de vela.

Desde que Alberto Ocejo, que participó en la histórica clase Star en los Juegos de 1960, hasta Atenas 2004, donde el jóven Pablo Arrarte ha competido consiguiendo la décima plaza junto al gallego Chuny Bermúdez de Castro, han sido varios los deportistas que han participado.

Mención especial merecen sin duda las medallas olímpicas logradas por Alejandro Abascal, de oro, en los Juegos de Moscú 80, en aguas de Tallín, en la clase ‘Flying Dutchman’, y la plata lograda por Toño Gorostegui, en Montreal 76, en la clase 470.

Alejandro Abascal además ha participado en dos Juegos Olímpicos más como deportista (Montreal 76 en FD y Los Angeles 84), y Toño Gorostegui en otros tres (Moscú 80 y Los Angeles 84 en Star, y en Seúl 88 en clase Soling), sumando un total de cuatro participaciones olímpicas, que le convierten en el segundo deportista cántabro con más participaciones olímpicas (después de Salvador García, que ha estado en cinco Juegos en su disciplina del waterpolo)

Por su parte, José Francisco García de Soto ha estado en dos juegos, en Montreal 76 como suplente para todas las clases, y en Seúl 88 en clase tornado, año en que esa clase se estrenó como olímpica, y en la que tuvo como tripulante al también cántabro Luis López-Alonso.

En Barcelona 92 Jaime Píris tomó parte en los Juegos a la proa del Star español, clasificándose décimo, y tras el paréntesis del año 96, en el que no hubo regatistas santanderinos en Atlanta, Cantabria volvió a estar presente en Sydney 2000, a cargo de Santiago López-Vázquez y Javier de la Plaza, que rozaron la medalla al quedar en cuarto lugar, tras ganar algunas mangas parciales.

Por último, en Atenas 2004 compitieron el mencionado Pablo Arrarte en Star (10º), y Fernando Echavarri (santanderino, aunque federado por Galicia), que acabó en octavo lugar en la clase Tornado.

En 2008 también también hubo presencia cántabra en los Juegos de Pekín, y además con oro en la clase Tornado, a cargo de Fernando Echávarri, aunque representa a la Federación Gallega de Vela. Otros deportistas como Berta Betanzos o Alejandro Ramos, se quedaron a las puertas de poder asistir, al finalizar en segunda posición en el ranking nacional, y tener acceso unicamente los primeros. En vela adaptada, Emilio Fernández Lastra fue el seleccionado por parte de la Federación nacional para acudir a competir en la clase 2.4

De cara a Londres 2012, Berta Betanzos cuenta con grandes posibilidades de llegar a la cita olímpica en 470 femenino, y Pablo Santurde y Alejandro Ramos siguen preparándose a fondo para intentar llegar hasta allí. Ahora mismo son los número 2 del equipo nacional, pero siguen progresando y todos los cántabros confiamos en que puedan llegar a ganarse la plaza.

Los comentarios están cerrados en este artículo, pero los trackbacks y pingbacks están abiertos.